No ignore la planificación para la sucesión porque cree que es demasiado lejos en el futuro. La elaboración de un plan formal que describe quien es dueño y opera la empresa, una vez que usted ya no está encargado de las tareas cotidianas, es una decisión ruta crítica que tiene un impacto directo en la rentabilidad del negocio a largo plazo.

Desafortunadamente, planear la sucesión no es una ciencia exacta. No hay un método que se adecue a cada situación. Sin embargo, muchos propietarios de negocios se enfocan en los siguientes cinco pasos.

1. Elija su Sucesor

Es difícil elegir un sucesor para su propio trabajo. Y, no se despierta una mañana sabiendo que un gerente o miembro de la familia en particular va a seguir sus pasos. Más bien, se trata de un esfuerzo intensivo que exige un examen de todos los empleados que potencialmente tienen la habilidad y capacidad para dirigir la empresa. Si tiene dificultades en reducir el campo, es posible que desee buscar asesoramiento de su consejo de administración o la de un comité de búsqueda para ayudarle a seleccionar un sucesor. Estos dos enfoques pueden ayudar a disminuir algo de la emoción de esta decisión y pueden agregar objetividad al proceso. Generalmente, los expertos estiman que los planes de sucesión deben comenzar 15 años antes de que intente retirarse. De esta manera, usted tiene tiempo para supervisar su sucesor mientras él o ella aprende el negocio y desarrollan sus habilidades.

2. Desarrolle un Plan de Capacitación Formal para su Sucesor

Para desarrollar un programa de entrenamiento exitoso para su sucesor, identifique las funciones críticas de la empresa. Entonces, es una buena idea que su sucesor trabaje en cada una de estas áreas. Sumerja su sucesor en su empresa para que él o ella vean tanto la profundidad y la amplitud de la operación. Esto puede sonar bastante simple, pero tendrá que dejar a su sucesor aprender del negocio, crecer y cometer errores antes de asumir el cargo. Crear una cultura que permite que la persona se haga cargo dentro de ciertos límites, establece un espacio para que el estilo de liderazgo de su sucesor encaje con sus objetivos de negocio más amplios.

3. Establezca un Calendario

Establezca un calendario de capacitación y para finalizar el cambio de liderazgo de la empresa. Si la sucesión será exitosa, usted, su sucesor y su equipo de gestión necesitan saber quién está a cargo de qué y cuándo. Su sucesor no puede tener éxito si anula las decisiones de forma rutinaria. Además, un calendario ayuda a motivar a su sucesor a que termine su programa de entrenamiento de forma rápida y con éxito, con una clara comprensión de lo que las próximas funciones y responsabilidades van a ser cuando se encarga de las operaciones cotidianas.

4. Prepárese para el Retiro

También es importante delinear un plan para su transición de ser ejecutivo y gerente de operaciones de la empresa. Comience su plan de jubilación. Ese plan de jubilación puede abarcar la recreación, viajes, servicio comunitario u otra empresa – lo que usted desee. A medida que su sucesor asuma cada vez más responsabilidades, tome tiempo para planear cómo va a seguir siendo energizado y en cuales otras actividades participará fuera de la empresa.

5. Instale su Sucesor

Se lo debe a sí mismo y al futuro de su empresa instalar su sucesor durante su vida. Una vez que lo ha logrado, usted necesita estar preparado para dejar que su sucesor lleve a cabo la función por la cual ha sido entrenado. En última instancia, el éxito o el fracaso de su sucesor dependen de él o ella. Usted puede preparar el terreno, proporcionar la formación y establecer una cultura para su empresa. A partir de ahí, la alta dirección y el consejo de administración son tanto el sistema de apoyo, control y equilibrio para la empresa.

Si bien la planificación de la sucesión es una tarea difícil, vale la pena la recompensa de ver su negocio crecer y tener éxito en la próxima generación. Mientras trabaja en su plan de sucesión, asegúrese de buscar ayuda de asesores externos, como su contador, abogado y profesionales de inversión o de seguros, ya que su plan de sucesión tendrá efectos jurídicos, en sus impuestos e inversiones.